7 formas en las que DESTRUYES a tus hijos cuando decides serle INFIEL a tu pareja…

Ellos llegan a nosotros cien por ciento indefensos y con su alma perfecta, quedando a nuestra total y completa merced. Cada vez que tomas una mala decisión, le estarás dejando un orificio en su corazón, y hagas lo que hagas, nunca más será igual. Si decidiste serle infiel a tu pareja, también has decidido destruirle la vida a tus hijos.

Estas son las 7 heridas que no sanarán:

1. Creas un futuro infiel

De acuerdo con Ana Nogales, psicóloga clínica, “el 55% de los hijos de familias en las que uno o ambos padres fueron infieles, también son infieles en su adultez”.

Tú eres su gran ejemplo, y lo que tú haces, en sus pequeñas mentes, está bien. Enseñar a alguien que la infidelidad es una conducta aceptable y una forma de vivir, a través del ejemplo, es cómo enseñarle a un niño de 2 años a abusar de sustancias como el alcohol o las drogas.

2. Experimentan la peor clase de traición que un ser humano puede experimentar

Las traiciones que llegan a nuestras vidas a cargo de los amigos, pareja, o familiares más lejanos, no lastiman nada en comparación a la traición del ser que nos dio la vida. Los niños aprenden a vivir la traición de una manera que no es natural, ya que no hemos sido creados con la habilidad de entender o digerir la traición de nuestros propios progenitores.

Para los niños, la traición de uno de sus padres hacia el otro es sentida y vivida como una traición a la familia completa, a sus sueños de crecer con ambos, y surge el miedo y la incertidumbre más grande que un ser humano pueda sentir.

INTERESANTE:  5 actitudes de un esposo que te amará por siempre.

3. Comienza a sentir pánico al abandono

Los niños que son hijos de padres infieles crecen con un sentimiento de inseguridad y desarrollan pánico al abandono. Esto impacta significantemente su futuro; cuando son adultos les cuesta encontrar parejas por que tienden a sofocar a todo el que les muestra amor, por miedo a perderlos.

4. Aprenden a desconfiar “de todo y todos”

Según el Huffington Post, el 75 % de los hijos de padres infieles desarrolla la desconfianza de una manera que no se considera normal, es decir, su desconfianza es tal, que se les hace casi imposible poder tener una relación de pareja saludable y duradera.

5. No creen en el amor

Les resulta sumamente difícil creer en que pueden tener una familia y que el amor será la base de esa unión. Un gran porcentaje de ellos se involucran en relaciones cortas, casuales, le tienen pánico al compromiso y sabotean todas las relaciones que tienen, por miedo a enamorarse y sufrir.

6. Viven en carnes propias la decisión salomónica

Esto se da en todos los divorcios. Los niños sienten que deben elegir entre uno de los padres. Lo que muchos padres no llegan a comprender en su plenitud, es que para sus hijos, ambos son sumamente importante y que sea lo que sea que haya pasado, a ellos les gustaría elegir a ambos.

7. El daño no comienza el día que el niño se enteró de la traición de su progenitor y no termina con la separación de sus padres

“El daño hecho en los niños ocurre en el momento en que el padre o madre elige salirse de su matrimonio para involucrarse física o emocionalmente con alguien más. Cuando la infidelidad ocurre, el infiel traiciona a su pareja y a su familia, y al amor y compromiso como pareja y padre o madre”

INTERESANTE:  10 tipos de mujeres que los hombres detestan, pero las desean para una noche.

Si tienes una familia, piensa 100 veces antes de seguir tus instintos o falta de control para perseguir una aventura.

Recuerda que estás comparando una simple aventura con el amor incondicional de quienes decidieron que te querían a ti como padre o madre y como compañero.

Compartir es nuestra misión, compartimos lo bueno, lo saludable, lo que nos inspira, lo que nos motiva, lo que nos hace crecer como seres humanos. Así como nosotros lo hacemos, te invitamos a que tu también lo hagas. COMPARTE!!!

Loading...

Comentarios